27 abr. 2010

Francisco Villaespesa (II)


>

Camarón de la Isla 1969
con la colaboración de Paco de Lucia


Francisco Villaespesa (II parte)
Poeta, periodista, dramaturgo y novelista
Almería 1877- Madrid 1936

Los Poetas y el flamenco


Mi corazón es convento,
convento triste y obscuro;
todos los que en él se meten
renuncian antes al mundo!

Ya que no puedes quererme
deja que te quiera yo,
que es mi cariño tan grande
que basta para los dos!

Andalucía -Poesías 1911
Nuevos cantares

Julio Romero de Torres
Mujer de perfil Óleo
Cieguecito, cieguecito,
arrimado á la pared,
pidiendo de puerta en puerta
por tu causa me he de ver.
Y aunque me muera de hambre
y aunque me mate la sed,
las sobras que otros dejaron
no me vengas á ofrecer.

Andalucía Poesías 1911
Glosas de amor y celos.

Poeta, periodista, dramaturgo y novelista; Francisco Villaespesa nació en el año 1877 en Laujar de Andarax, Almería.
En 1897 se traslada a vivir a Madrid, donde compartió tertulias literarias con los escritores más relevantes del momento, Jacinto Benavente, Juan Ramón Jiménez, los hermanos Antonio y Manuel Machado, su actividad literaria estuvo influenciada por la estética del Modernismo introducida en España por el nicaragüense Rubén Darío.


Este destacado andaluz también acercó su lírica al flamenco, captó el carácter y el tono del sentir popular; Alfredo Arrebola, Profesor-Cantaor, en su artículo Flamenquismo y Antiflamenquismo en la Generación del 98, opina: {...} La vida de Villaespesa transcurrió en un ambiente muy poético, andaluz y flamenco. Fue gran amigo de Manuel Machado. No he entendido nunca cómo la Flamencología no ha sabido valorar al poeta de Laujar de Andarax (Almería). Quizás la sobreabundancia lírica del poeta almeriense haya cubierto con grueso velo la exquisita y apropiada de sus “Cantares flamencos”. Si el Cante Jondo se define por los sentimientos naturales dichos en coplas o cantares, creo – tras largos años de estudio – que pocos poetas aventajarían a Villaespesa en comunicar ideas sobre guitarra, tristeza, Dios, amor, madre, penas, cárceles, saetas, verdades, motivos andaluces, toros, ferias…. Pero donde sobresale Villaespesa es en el campo de las soleares y seguiriyas:
Mis cantares son tan tristes / porque son gotas de llanto, / que en vez de huir por los ojos/ se desbordan por mis labios. / ¡Cuándo, niña, querrá Dios/ que tu ropita y la mía / despidan un mismo olor. / Panalito todo miel / fuiste siempre para mí…/ ¡Cómo no te he de querer! {...}

Julio Romero de Torres
Mujer frente a un pozo Óleo
La edición de Andalucía, poesías de 1911, fue editada con cinco ilustraciones del maestro Julio Romero de Torres; Mujer frente a un pozo es una de ellas.


Esos ojos negros
yo no sé qué tienen,
que cuando me miran tengo que agarrarme
para no caerme!

¡Yo no sé si vivo,
yo no sé si sueño,
porque á todas horas,
despierto ó dormido,
en lo mismo pienso!

¡Quién fuera tu jarra
en horas de sed,
para que tuvieras que besar mis labios
al ir á beber!

Andalucía -Poesías 1911
Seguiriyas gitanas.

Enlaces sugeridos.
  • Biblioteca Pública Municipal Francisco Villaespesa de Laujar de Andarax- http://bibliovillaespesa.blogspot.com/
  • El flamenco en Francisco Villaespesa. (1877 - 1936) Alfredo Arrebola. Noviembre 2008.

Audio.
Y tu no me respondías(Soleares).
Camarón de la Isla
El Camarón de la Isla 1969.
con la colaboración de Paco de Lucia.

17 abr. 2010

Las cigarreras de Gonzalo Bilbao
Las Cigarreras de Sevilla


>

Jorge Pardo
Vente conmigo ( Por Tangos)


Las Cigarreras de Sevilla
Gonzalo Bilbao Martínez
Pintor español
Sevilla 1860 - Madrid 1938

Para todos la vista es imponente, la atmósfera dentro de la fábrica transmite por brevísimos momentos un ambiente casi conventual,el artista además evoca por un instante el cuadro de las Hilanderas de Diego Velázquez.

Brillantes miradas le observan; algunas son muy jóvenes, vestidas ligeramente con trajes de percal, lían cigarrillos delante de las mesas relucientes por el largo manoseo. Ya Théophile Gautier quien había estado en España en 1840 dejaba constancia de sus impresiones:

{...} La cigarrera de Sevilla es un tipo, como lo es el de la manola de Madrid. Hay que verla, el domingo o los días de corridas de toros, con su basquiña con unos inmensos volantes como flecos, sus mangas con botones de azabache. {...}(1)

Detalle Las Cigarreras
Óleo 1915
Jules Claretie oye un golpe de campana:

{...}Tienen la misma gracia sana y apetitosa. Estos millares de cabezas morenas donde, aquí y allá, amarillean algunas cabelleras de oro; estas cabezas vivas agitadas, todas adornadas de flores rojas; estas blusas entreabiertas, estas faldas claras, estos niños en las cunas, situados al lado de sus madres y que ellas mecen mientras trabajan; estos vestidos colgados en la pared, como los cachivaches en casa del revendedor; este sol andaluz jugando sobre estos brazos redondos, sobre estos cuellos elegantes, sobre estas manos que lían alegremente {...}Recuerda el curioso Claretie que en una ocasión, al entrar en las naves de la fábrica, se oyó un golpe de campana y, repentinamente, las cigarreras se echaron sobre los hombros los mantones y arreglaron el desorden del tocado. Las más coquetas procuraban arreglarse los cabellos y ponerse una flor en la oreja. El intruso era contemplado con aire burlón; por su parte, él observaba que casi todas eran hermosas y, en el claroscuro de la sala-taller con arcos que evocan un ambiente conventual, piensa en las Hilanderas de Velázquez,adelantándose casi cincuenta años a Gonzalo Bilbao.{...} (2)
Jules Claretie 1869.

Museo de Bellas Artes de Sevilla
Portal de Museos y Conjuntos Arqueológicos y Monumentales de Sevilla
Las Cigarreras
Gonzalo Bilbao Martínez
Óleo- 1915
305 x 402 cm
Cuarenta y seis años después, la plástica del pintor Gonzalo Bilbao Martínez, recrea en su más celebre lienzo inspirado en las cigarreras; el ambiente de un día de trabajo de las operarias de la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, las dimensiones del cuadro nos sitúan a través del tiempo directamente en el recinto, el primer plano es para la madre trabajadora amamantando a su hijo ante la sonrisa complacida de sus compañeras de mesa, mientras las demás siguen en sus labores a lo largo del corredor.

La luz penetra por las claraboyas de la nave y baña en claridades y en claroscuros los colores y las formas de la composición velazqueña. Maestro de toda una generación firma un cuadro costumbrista regionalista y simbolista al mismo tiempo. Son Las cigarreras del maestro sevillano, inmortalizadas cruzando el puente de Triana, en el interior de la fábrica de tabacos, saliendo de la misma o paseando por el puerto.

Salida de la Fábrica de Tabacos
Gonzalo Bilbao Martínez
Óleo
Las cigarreras encarnan de un modo muy realista y romántico, la red socioeconómica de algunas ciudades españolas en el último tercio del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX, un colectivo numeroso de mujeres en diferentes regiones de España trabajaron en las fábricas de tabacos de Andalucía (Sevilla 1725 y Cádiz 1730), Valencia (Alicante 1801), Madrid (1809), y Asturias (Gijón 1823) entre otras. La Factoría de Cádiz que entra en funcionamiento en 1730 es la primera en emplear mano de obra femenina.

Interior de la Fábrica de Tabacos
Gonzalo Bilbao Martínez
Óleo
La primera instalación permanente se creé, fue la de San Pedro de Sevilla en 1620,hasta que finalmente se construye la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla en 1756.La producción conocida en principio era la de tabaco en polvo y rape, labor, que estuvo a cargo de hombres. Las primeras fábricas especializadas en la elaboración de cigarros (puros o tabaco) y cigarrillos no aparecen hasta principios del siglo XIX.Los primeros pasos se dieron a fines del siglo XVIII ante el aumento vertiginoso de la demanda de cigarros, en detrimento del polvo.

Salida de la Fábrica de Tabacos
Gonzalo Bilbao Martínez
Óleo 1905
Tras la particular paleta de Julio Romero Torres, nuevas tendencias llegan desde afuera, el luminismo mediterráneo de Joaquín Sorolla y el impresionismo Andaluz de Gonzalo Bilbao Martínez y Gustavo Bacarisas.El pintor sevillano hereda a través de su sólida formación y destreza, algunos de los valores universales de la pintura española. La luz ,el color y el ambiente de su ciudad natal presentes en sus obras, reúnen semblanzas de la Sevilla de su tiempo.

Gonzalo Bilbao fue objeto de un homenaje público por parte de las cigarreras, que acudieron en larga caravana de coches de caballos hasta la estación de ferrocarril, vestidas con sus mejores galas y su característico bullicio, para recibir a "su pintor" de regreso de Madrid de la Exposición Nacional de 1915.

Dedicado a Desde mi ventana.

Fuentes y notas.
(1)Gautier, Théophile .Viaje a España. Edición y traducción de Jesús Cantera Ortiz de Urbina. Madrid: Cátedra, 1998*
(2)Alma Mater Hispalense. Las cigarreras de Sevilla en la literatura. Obtenido el 9 de abril de 2010 en http://personal.us.es/alporu/fabricatabaco/cigarreras_literatura.htm

*Nota.
Sevilla: Las cigarreras.
Nos llevaron a los talleres donde se enrollan los cigarro puros. Quinientas o seiscientas mujeres están empleadas en esta preparación. Cuando pusimos el pie en su sala, nos vimos asaltados por un huracán de ruidos: todas aquellas mujeres hablaban, cantaban y discutían todas a la vez. Jamás había oído un alboroto semejante. La mayoría eran jóvenes: y había algunas muy guapas. La sencillez extrema de su ropa y el poco cuidado con que la llevaban puesta permitía apreciar sus encantos con plena libertad. Algunas tenían con toda decisión en el ángulo de la boca un cabo de cigarro puro con el mismo aplomo que lo podría tener un oficial de húsares; otras, ¡oh musa, ven a ayudarme!, otras mascaban el tabaco lo mismo que los viejos lobos de mar. Y es que se les permite coger todo el tabaco que puedan consumir en su puesto de trabajo. Ganan de cuatro a seis reales al día. La cigarrera de Sevilla es un tipo, como lo es el de la manola de Madrid. Hay que verla, el domingo o los días de corridas de toros, con su basquiña con unos inmensos volantes como flecos, sus mangas con botones de azabache, y el puro cuyo humo aspira, y que pasa de vez en cuando a su galán.
Gautier, Théophile . Viaje a España. Edición y traducción de Jesús Cantera Ortiz de Urbina. -- Madrid :Cátedra, 1998 PR N GAU via:http://www.juntadeandalucia.es/cultura/opencms/opencms/system/galleries/download/bibsevilla/viajeros.pdf

(3)La Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. Entre 1751 y 1756 se terminaron la mayor parte de los trabajos referidos a la actividad de fabricación,comenzando la actividad productiva durante el verano de año 1758.En febrero de 1813 se creaba el denominado; Establecimiento de mujeres.

Enlace relacionado:
Mi espacio flamenco: Carmen

Audio:
Jorge Pardo.Flauta.
Vente conmigo (Tangos)


7 abr. 2010

Luz y color


>

Guitarra :Gerardo Núñez
Sevilla "Calima"
Gonzalo Bilbao Martínez
Pintor español
Sevilla 1860 - Madrid 1938


"Mujer sevillana con guitarra"
Óleo
Gonzalo Bilbao Martínez
Con una luminosa vista de Sevilla al fondo y algunos efectos lumínicos de los que tanto podía hacer gala, un lienzo sencillo pero colorista y atractivo. Gonzalo Bilbao arrancó de la estética y técnica impresionista y llegó a captar la luz, el color y el ambiente de su ciudad natal.

Retrato "La Juerga"
Gonzalo Bilbao Martínez
Óleo
El representante más popular de la pintura sevillana en los años que marcan el tránsito del siglo XIX al XX.Gonzalo Bilbao Martínez, nació en Sevilla, el 29 de mayo de 1860.
Licenciado en Derecho, su verdadera vocación la encontró en la pintura, siendo en este sentido uno de los pintores más relevantes después de Joaquín Sorolla. Sin perder el sabor tradicional, su pincelada suelta y decidida llega en su momento a aproximarse al procedimiento utilizado por los impresionistas.

Temáticamente estuvo inmerso en su tierra, llevó a sus lienzos la vida cotidiana de Sevilla, en algunas ocasiones incluso con acentos de crítica social. Indudablemente no podía dejar de lado el flamenco, generosamente representado en óleos titulados: Tablao flamenco, Baile gitano, Guitarrista, En la feria de Sevilla, La Romería del Rocío, Campamento de gitanos, La cupletista o el retrato de La coralito. En el extraordinario legado pictórico de Bilbao predominan las escenas costumbristas sevillanas; los paisajes y el género del retrato.
Capítulo aparte merecen las obras del eminente pintor de las Cigarreras de Sevilla ,inmortalizadas en célebres lienzos.

Retrato de la actriz sevillana Carmen Díaz
1928 Óleo "Rosa María"
Gonzalo Bilbao Martínez
Carmen Díaz fue una de las principales figuras del teatro español de los años veinte y treinta; uno de sus mayores éxitos fue la obra Morena clara, de Antonio Quintero y Pascual Guillén, estrenada en el Teatro Cómico de Madrid la noche del 8 de marzo de 1935.

"La buenaventura" 1901 Óleo
Gonzalo Bilbao Martínez
“La Ilustración Artística”. Nº 1042. Madrid, 1901. Reproducido en portada (Anuario, pág. 809) “Historia de la Pintura Sevillana: siglos XIII al XX”. Enrique Valdivieso. Ediciones Guadalquivir. Sevilla.1986. Referenciado pág. 435.


Apunte biográfico:
Hijo de un pudiente propietario sevillano y hermano del escultor Joaquín Bilbao, se inicia desde niño en el dibujo alentado por José Jiménez Aranda. Por exigencia de su padre, emprende los estudios de Derecho, que alterna con los de pintura así como con los de música (llegando a ser organista).
En 1880 termina los estudios de leyes, carrera que nunca llegó a ejercer, dedicándose desde entonces con exclusividad a la pintura. Su padre, en premio a sus excelentes resultados, le costea un viaje a Italia y a Francia junto al pintor José Jiménez Aranda. Durante su estancia en París, visitaron numerosos museos, galerías particulares y estudios de algunos artistas franceses y españoles que se hallaban pensionados en la capital francesa.
En Italia permaneció por espacio de tres años, estableciéndose en Roma, donde estuvo trabajando en compañía del pintor José Villegas Cordero y viajó por las diferentes capitales italianas (como Nápoles y Venecia), donde pintaba vistas urbanas y rurales. En 1884 vuelve a España. Es entonces cuando entra en relación con Palmaroli, que le sirve de consejero. Dos años después vuelve a Roma para quedarse allí por espacio de un año.
De vuelta de nuevo a España, su personalidad inquieta le impide acostumbrarse a la vida en Sevilla, de modo que se mueve constantemente por todo el territorio del país en busca de paisajes que pintar. Sus preferidos se encuentran en Toledo y Segovia. No tarda en planear nuevos viajes, y emprende uno con Andrés Parladé para conocer Marruecos. De allí parte para París, donde quiere conocer las últimas tendencias artísticas y aprovecha para vender los cuadros que produjo en su estancia en Marruecos (también hizo venta de los mismos en Múnich).
A su regreso a España, continúa su actitud viajera, visitando Fuenterrabía, Toledo, Jerez de la Frontera (Cádiz) y Sevilla entre otras ciudades.
Ejerció también de profesor de pintura, primero de modo particular y a partir de 1903 como sucesor de José Jiménez Aranda en la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría en Sevilla, siendo discípulos suyos, entre otros, Vázquez Díaz y Eugenio Hermoso. En 1904 contrae matrimonio con María Roy Lhardy, hija de un banquero francés y madre suiza afincado con residencia en Madrid.
También fue aprendiz de los copistas del Museo del Prado, reproduciendo obras de Velázquez, Francisco de Goya.
A su muerte, su viuda donó al Museo de Bellas Artes de Sevilla una importante colección de sus obras, consagrándole de esta forma una sala permanente en el mismo. Le sucedió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid el pintor extremeño Eugenio Hermoso que había sido discípulo suyo en Sevilla.

Fuente:
Colaboradores de Wikipedia. Gonzalo Bilbao Martínez [en línea]. Wikipedia, La enciclopedia libre, 2012 [fecha de consulta: 24 de junio del 2012]. Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/Gonzalo_Bilbao_Mart%C3%ADnez