15 jun. 2012

La niña del cántaro


>

En un ambiente de soledad y calma, una joven espera sentada en el borde de la fuente.Absorta en sus pensamientos está escuchando el alma de las cosas,mientras tanto; un hilo de agua cristalina cae en la hermosa perula de barro verde de Lucena.
Suspendida en el tiempo Córdoba reposa en silencio.

¿Dónde estará el artista –tornamos a preguntar- que recoja el alma de esta ciudad? Al hacerlo tendría que expresar este concierto profundo de las cosas, esta compenetración íntima de los matices, esta serenidad, este reposo, este silencio, esta melancolía.

Azorín,Horas en Córdoba.

Julio Romero de Torres
La niña del cántaro
1927 Óleo
“La niña del cántaro” recuerda la evocación que Azorín hizo de Córdoba sumida en el silencio: “Una fuente deja caer un hilo de agua. Cada media hora una moza con un cántaro aparece y lo llena en la fuente...”

Azorín hizo la evocación de Córdoba en España (1909), describiendo lentamente el encanto profundo de sus calles, los patios de naranjos, la moza con el cántaro en la fuente que deja caer el hilo de agua. Le produce una sensación serenidad y olvido.Le lleva a intuir el alma de las cosas,tal como ha de quedar expresada en el arte.Es muy probable que se esté refiriendo a Romero de Torres al describir: “Córdoba es una ciudad de silencio y melancolía. Ninguna ciudad española tiene como ésa un encanto tan profundo en sus calles…
Todas estas casas cordobesas tienen un patio que es su espíritu, su esencia...Existen algunos de estos patios con lejanías y segundos términos que recuerdan los fondos primitivos italianos todo parecía reposar en un profundo, denso silencio...¿Dónde está el artista que recoja esta sensación autentica y profunda de Andalucía, en esta ciudad, en este sitio y en esta hora? ¿Es esta Andalucía de los conciertos armónicos y hondos de los ocasos, de la profunda y serena tristeza, la Andalucía ligera, frívola que nos enseñan los cuadros y en los teatros?...

Gana el espíritu de esta ciudad y esta hora una sensación de serenidad y olvido. Se escucha el alma de las cosas. Sentimos añoranzas por cosas que no hemos conocido nunca, anhelamos algo que no podemos precisar y cuya falta no llega a producirnos amargura…(2)

(1)Azorín.Horas en Córdoba.
http://www.redbibliotecascam.com/fondo%20documental/Imagenes/bazorin/19090413.pdf
(2)Catálogo de la Exposición.Julio Romero de Torres.Museo de Bellas Artes de Bilbao,Bilbao, 2002.p.52-53.

Audio:
Córdoba (Soleá)
Guitarra:Vicente Amigo
Ciudad de las ideas (2001).

20 comentarios:

América dijo...

Detrás la suavidad de los tonos ocres destacan por los toques de las naranjas y la luz que proviene de los distantes arcos, el mismo color se repite en el único accesorio que luce; el delicado pendiente o zarcillo. Tan importante como la protagonista y como acostumbró en numerosos cuadros; Romero incorpora algún objeto artesanal en la escena, en este caso, es la bien trabajada perula de barro verde de Lucena.

El encuentro será en sus espacios, un fuerte abrazo para todos.

Genín dijo...

Andalucia es tan grande y contradictoria que todo cabe.
Superficial lo es a diario, profunda siempre, de lo contrario no existiría el cante jondo, rebosante de arte y de ignorancia, de sinceridad pero también de zalameo hipócrita, heroica y cobarde, tierra de heroes y artistas, poetas y escritores de primera, torera por antonomasia, de mujeres guerreras, y debo parar de lo contrario te llenaría el blog de contradicciones, es tan grande, tan grande, que es la vida misma...
Besos y salud

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

El cuadro es de una belleza indescriptible: la suavidad de la muchacha, la jarra de loza verde tan característica...
Cordoba embruja. Cita tu texto que se añora lo que no se conoce, y si se conoce esta añoranza la llevas siempre desde que pones los pies en ella.
Córdoba sultana, mora. Parece que te esté acompañando toda esa cultura que se impregno en sus calles y recovecos...
¡Córdoba, Córdoba tienes tanto que ofrecer...!
Un abrazo, querida amiga

lichazul...elisa dijo...

cuanta serenidad desprende el cuadro, es una entrada muy buena América, las raíces de muchos provienen de la Madre Patria, y no nos es ajeno sus cavilaciones ni sus pesares, ni sus costumbres que en buena parte heredamos y adaptamos

Abrazo grande y feliz fin de semana


pd...Muchas gracias por cada una de tus huellas, eres un sol precioso

Susana Peiró dijo...

(“…se escucha el alma de las cosas.” Estas líneas me traen un recuerdo especialísimo, Querida América…)
Es un artículo sereno, introspectivo, como la mirada de La Niña desde el bello cuadro.
Volveré mañana a este remanso, Amiga, con el tiempo necesario para disfrutar de todo el material. Muchos besicos guapa!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Preciosa "NIña del Cántaro", precioso fondo cordobés, preciosa soleá y preciosa entrada la tuya.
Azorín supo describir Córdoba, su gente, los patios y los naranjos y tú nos los has hecho llegar el aroma del azahar, el agua cristalina y la serenidad de esa mirada apacible.
Preciosa entrada América, me ha encantado.
Besicos a montones y todo mi cariño.

Rafael dijo...

Debido a tu presencia en mi Blog descubro el tuyo y quedo encantado con lo que leo y escucho, amén de las imágenes de Romero de Torres. No conozco Andalucía y por lo tanto Córdoba es para mi una desconocida. Pero en ese pequeño resumen que has puesto de Azorín y con la música de Vicente Amigo, puedo cerrar los ojos y soñar como si allí estuviera.
Gracias por enseñarme este rincón.
Un abrazo.

ANTIQVA PHOTO dijo...

Maravilloso, amiga, maravilloso...

Sabes, nunca lei a Azorin... Tengo que hacer algo para remediarlo...

Esos cantaros todavia se siguen haciendo, es una ceramica popular aqui en Andalucia, hoy ya para el adorno.

Un abrazo fuerte

Pedro Delgado dijo...

"Sultana y mora.Córdoba callada" (Manuel Machado)

"...de Jaén a Córdoba la Llana" (J. Morales Rejas)

"Córdoba sumida en silencio" (Azorín)

"Córdoba la Llana, jardín de flores, es cuna de poetas, toreros y cantaores..-" (A. Calvo/J.L. Fernández por boca de la Niña de la Puebla en su "Piropo a Córdoba" por alegrías cordobesas)

Córdoba...Cantada por poetas, pintada por Julio Romero de Torres y recordada por ti con mucho arte...

mari carmen garcia franconetti dijo...

En Romero de Torres encontramos a...

Aquí tenemos a Córdoba, por su belleza afamada,
es de Cultura milenaria,
morenas de ojos negros
con destellos en la mirada,
Julio con su pincel
tan bonitas retratara...

¡¡¡PRECIOSO!!!
Saludos.
Mari Carmen.

Tempero dijo...

Córdoba es una ciudad hermosísima que amo más cuanto más sola la hallo y menos turistas encuentro. Tanto que algo la considero mía.

Buenos extractos aportas, R.

Una mirada lánguida, melancólica la de la Niña (no tan niña, por cierto) del cántaro.

Si quieres ver zonas de Córdoba te dejo algunos de sus rincones sacados de mi blog:

http://tempero-koroneiki.blogspot.com.es/2011/01/ella-cordoba.html

http://tempero-koroneiki.blogspot.com.es/2009/02/se-meticuloso.html

Y como podrás comprobar, en esa gran soleá coincidimos.

Un beso.

tecla dijo...

Azorín me ha calcado el sentimiento, América.
Y tu, cómo puede ser que viniendo de tan lejos puedas expresarlo con tanta exactitud.
Coges las emociones andaluzas entre tus dedos, las desmenuzas y haces filigranas con ellas.
Cómo puede ser.
Miro a la niña del cántaro fijamente y oigo su voz bajita y delicada con ese deje andaluz, y esa finura de los buenos vinos.
Ay América, cómo te admiro y quiero.

Mari-Pi-R dijo...

Remarcable pintura de Julio Romero de Torres, belleza de composición, colorido y serenidad.
Una buena elección del audio.
Gracias por él, un fuerte abrazo

Isabel Barceló Chico dijo...

Bellísimo texto de mi paisano Azorín. ¿Quién hubiera dicho que Córdoba fuera una ciudad de silencio y olvido? Y, sin embargo, también coincido contigo cuando señalas que parece referirse a esa joven pintada por Romero de Torres.¿Qué piensa? ¿Qué olvida? También me recuerda el poema de Lorca cuando dice "Córdoba, lejana y sola".
Precioso post, querida amiga. Un abrazo muy fuerte.

Susana Peiró dijo...

Después de leer estas frases luminosas de Azorín, nos asomamos a Córdoba, entramos a sus pequeños patios interiores, nos vamos de paseo con el artículo! Sentimos el “fuerte y grato olor a leña, a ramaje de olivo quemado…”. Esta evocación, sin dudas América, se lleva de maravillas con el cuadro de Romero de Torres.
“La niña” que llena de agua el cántaro con el fino chorro de la fuente, es una obra realista y costumbrista, en la que destaca precisamente, esa sensación de calma, paz y tranquilidad, el tiempo detenido, como dormido en el típico patio cordobés.
Nos vamos, lentamente…con los sonidos de la guitarra y una grata armonía en el corazón. ¡Muchas Gracias por tu trabajo, Querida Amiga!
Mi abrazo, apretadísimo para Vos.

Fernando Terreno dijo...

Los ojos de la modelo nos han recordado a todos los versos de Manuel Machado, aunque se me hace que ella es más mora que romana.
Y el agua, siempre el agua, como para adornar el silencio del que habla Azorín.
La entrada es hermosa y los comentarios no le van en zaga, la adornan con gran arte.
Un abrazo

La Gata Coqueta dijo...



Cuando paso a visitarte me crezco con los textos encontrados, que son el archivo de las vivencias, poesías o momentos de un trayecto de vida, que con ayuda del recuerdo han regresado al presente recobrando protagonismo.

Siendo hoy uno de esos momentos, que cuando me valla, me llevaré ese buen sabor en la comisura de los labios, porque has sabido aderezarlos con la textura de las palabras…

Un feliz viernes ya casi fin de semana te deseo, algo que siempre se espera con ansiedad para dedicárselo a diferentes prioridades que se van posponiendo.

Un beso tan profundo
Como el sentimiento
Del aprecio
Que nos ha unido.
María del Carmen



La Gata Coqueta dijo...



Me voy a tomar un leve descanso…

Nos vemos a la vuelta.

¡¡Gracias por la comprensión!!

Me llevo tu nombre gravado en la valija donde reposa mí cariño. Y cuando regrese continuaré haciendo uso de la modestia de las palabras, para que sigan iluminando el cauce de la amistad que tiñe de colores la ilusión.
Con párrafos abiertos para valorar las impresiones, que brotan del entusiasmo producido por la comunicación entre amigos.

Un sentido abrazo
Dejando al viento
Los sentimientos

María del Carmen

Arantza G. dijo...

Que bella entrega. Para recordar.
Besos y gracias.

verdial dijo...

Cuanta paz y tranquilidad se siente en esta entrada. El texto de Azorín no puede reflejar mejor a esta Córdoba llena de embrujo, y que decirte de "La niña del Cántaro"? Ya lo has hecho tú a las mil maravillas.
Por descontado, el audio acompaña toda esta serenidad.
Siempre es un placer visitarte, me voy de aquí con una grata sensación.

Un abrazo

pd: Te pido disculpas si he tardado en venir a tu espacio. Ultimamente no corren buenos vientos para mí y tengo todo un poco abandonado, pero te tengo en mi corazón.