11 may. 2012

La Chiquita Piconera


>

En el brasero
Serrana-Alegrías de Córdoba-Fandango
Cante:Juanito Valderrama


Chiquita Piconera con el brasero.
Así te esta pintado Julio Romero
[Serrana]
«Por las calles cordobesas
pisando silencio y luna
va con su perro el pintor
en soledad de fortuna.
¡Córdoba,su Córdoba!.
La lleva dentro del alma
en sueño de fantasía
como herida de sus venas
sangrando por alegrías»

Chiquita Piconera con el brasero.
se está quemando el alma Julio Romero

[Alegrías de Córdoba]

Julio Romero de Torres
Córdoba 1874 -Córdoba 1930
"La Chiquita Piconera"

En la obra “La Chiquita Piconera”, el viejo pintor de Córdoba, proyectó la vida, esperando, como mujer enamorada, al hombre que le ofreciera la dimensión que soñaba. Es que, Julio Romero de Torres, dejó prendido en aquel cuadro, valiéndose de la simbología de una mujer cordobesa, una vida que le seguía esperando, cuando la existencia comenzaba a huir como los ecos de un fandango, los quejidos de una soleá, los notas místicas de una nana o el dolor religioso de una saeta. La grandeza y transcendencia de una vida que embelleció por medio de sus pinceles.
Manuel Marín Campos (1)
"La Chiquita Piconera"

Ha sido sublimizada y poetizada: su historia, su nombre y el pintor que la creara.
Entre enero y febrero de 1930 Julio Romero de Torres concluye“La Chiquita Piconera”, uno de sus cuadros más hermosos, considerado el auténtico testamento pictórico del pintor, en él sintetiza toda su concepción de la pintura y del arte.

En un retrato pleno de madurez, el maestro legó para la posteridad, la inquietante mirada de la bellísima y solitaria joven inclinada sobre el brasero de cobre, un ideal de belleza plasmado en una sóla mujer, argamasa de pasión y frialdad; dulzura y desencanto, de nostalgia y presencia.

La musa de sus últimos años es todavía una adolescente. Está sentada en la gastada silla de enea; calienta sus pies y remueve con la badila algunos picones encendidos en el brasero. Arden añejas esperanzas en la honda melancolía y un fulgor ilumina la ciudad; todo ese colorido rojo parece provenir del mantón de lana que la chiquita tiene al lado. La humilde habitación contrasta con su atuendo atrevido y perturbador.Ella mira fijamente al pintor con sus ojos oscuros, profundos, insondables como sus propias tribulaciones.

En segundo plano el sombrío atardecer parece preludiar la muerte cercana del maestro, y, bajo éste, la ciudad de Córdoba: los barandales de la Ribera, el río Guadalquivir, el Puente Romano y la Torre de la Calahorra; la ciudad que pocas veces estuvo ausente de sus obras.

¡Ay Piconera!
A la lumbre del brasero,
la Chiquita Piconera,
espera a Julio Romero
que viene por La Ribera
y para pintar un lucero.

[Fandango]

La dama de serena belleza que posó para Julio Romero de Torres fue María Teresa López.
Eternizada por el pintor en “La mujer Cordobesa” cuadro que hizo para el anuncio Bodegas de Cruz Conde; inmortalizada en el célebre cuadro “La Fuensanta” que sirvió para ilustrar una de las caras de uno de los billetes de cien pesetas de la época y la protagonista de varios estudios de expresión;falleció el 26 de Mayo de 2003(a los 90 años de edad).

Fuentes.
(1)Manuel Marín Campos.Julio Romero de Torres; intérprete pictórico de los cantares de Andalucía.Revista de Flamencología.Disponible en http://flun.cica.es/flamenco_y_universidad/bdrevistas/repositorioPaginas/REVISTA_DE_FLAMENCOLOGIA/n21/096.pdf
(2)Catálogo de la Exposición.Julio Romero de Torres.Museo de Bellas Artes de Bilbao. Bilbao, 2002.

Enlace recomendado.
La chiquita piconera: el testamento pictórico de Romero de Torres
Coincidiendo con la exposición que el Museo Carmen Thyssen dedica al artista cordobés, analizamos el último y más popular de sus cuadros
Por: María Jesús Pérez Ortiz

26 comentarios:

América dijo...

En 1929 un fragmento de la Chiquita Piconera es reproducido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre en un sello de 5 pesetas.
Rostro y figura del cuadro más universal del pintor español, María Teresa López,ya había posado en otras ocasiones para Romero,para la Chiquita Piconera ya tenía 17 años.
El cuadro estuvo listo,tres meses antes de la muerte del pintor ,el 10 de mayo de 1930 a los 55 años.

Nuevamente,los buscaré en sus respectivos espacios.
Abrazos repartidos y compartidos para todos.

Susana Peiró dijo...

La "Mujer Morena" de los antiguos billetes marrones de 100 pesetas, la musa, la admirada, la enigmática...¡fascinante personaje América!

Vuelvo por Ella y este trabajo tuyo, me hormiguean los dedos por escribirte!

Un abrazo guapa mía!

Málaga dijo...

Bellísima entrada, América. Este cuadro siempre me ha cautivado, no sé si es por la tristeza de esa carita morena... gracias por darme la oportunidad de volver a disfrutar del cuadro y del cante de Juanito. Un abrazo grande.

anna jorba ricart dijo...

En la visita que hice al museo de Julio Romero, quedé impresionada por esta obra, entre otras; sea como fuere, con expresión triste en esa mirada, el realismo de esta pintura es extraordinario.
Me gusta muchísimo esta entrada.
Te mando un beso grande y mi recuerdo.

Mari-Pi-R dijo...

Mi amiga América, que entrada tan emocionante con este canto tan maravilloso que uno no se cansa de oírlo.
El cuadro me encanta, lo encuentro con mucha sexualidad, el colorido las luces la belleza de la joven inclinada sobre el brasero de cobre, y la dulzura del encanto.
Un beso muy fuerte

Susana Peiró dijo...

Tenías razón, María Teresa me cautivó. Aún más cuando me enteré por Vos que alguna vez fue blanco de todas las maledicencias populares, después de ser objeto de deseo de ese gran mujeriego y pintor genial.

Tu “Chiquita Piconera” salta del cuadro y se nos mete bajo la piel, es música y poesía, es ese relato y tu comprensión de la obra. Otra vez tenés razón cuando asegurás que esos ojos oscuros y profundos, no nos miran a nosotros…miran a Don Julio Romero de Torres.

Le pagaba tres pesetas por sesión, tres pesetas que incluían “extraños abrazos”, los tirantes de combinaciones rotas, la obsesión. Ella dijo “Ser la modelo del pintor, me amargó la vida” ¿Es algo de esa amargura lo que vemos en el cuadro? ¿un reproche mudo? ¿una invitación…?
Como fuere, la tensión entre la modelo y Romero de Torres, está presente en la obra, saltan chispas y no son precisamente los picones encendidos!

Querida América, he disfrutado tanto el behind the scenes, como el artículo terminado, sin dudas, la Chiquita Piconera será inolvidable. ¡Gran Trabajo guapa, muchas Gracias!

Mi abrazo largo para Vos.

Arantza G. dijo...

Me gusta el cuadro. Esa mirada parece traspasar.
Besos y gracias

Genín dijo...

Esta entrada es toda música de principio a fin!
No conocía la canción.
No debió de llevar muy mala vida la mujer-musa para morir a tan avanzada edad.
La pena es que el pintor muriera tan joven...
Besos y salud

Fernando Terreno dijo...

América:
No sé que me pasó con esta entrada, pero yo, que siempre enfoco en los textos y las pinturas, esta vez estoy deslumbrado escuchando a Juanito Valderrama y a la guitarra. Algo tiene su cante que me ha conmovido todo.
Y eso que el cuadro de Romero y los textos son muy hermosos.
Pero hoy seguiré, con los ojos cerrados, escuchando a Juanito.
Un abrazo.

Fernando Terreno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
verdial dijo...

Me emociona la magia que desprende esta entrada. La Chiquita Piconera, todo un símbolo en la pintura cordobesa, llena de misterios y que tal vez no nos sean todos desvelados.
Hermosísimo el lienzo y la voz de Juan Valderrama.
Hoy, vuelves a deleitarnos con otra joya.

Un abrazo

Pedro Delgado dijo...

El cuadro precioso al igual que tu trabajo en la entrada...

No se puede cantar mejor.

¡¡¡Y todavía hay quien dice que Juanito Valderrama no era cantaor de flamenco...!!!

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Este es mi cuadro favorito de Julio Romero. Y Juanito, aunque hay intransigentes que censuran el recitado en el cante, está divino.

ANTIQVA dijo...

Precioso todo amiga... La historia que nos narras y tus palabras, y la musica... Todo un homenaje a Cordoba, ciudad por la que uno esta un poco transtornado.

Un abrazo muy fuerte, y mi felicitacion

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

De verdad qué grande eres... un beso muy grande

La Gata Coqueta dijo...



Es toda una motivación pasar a saludarte aunque no nos veamos. Solamente se encuentran y dialogan fluidamente los textos de nuestros sentimientos.

Lo que nos une día a día sin tener en cuenta el tiempo ni la distancia que nos puedan separar, sin causarnos alejamiento alguno. Siendo una inmensa satisfacción saber que tú estas ahí y que escuchas el susurro de las palabras haciendo que sea aun más bello y poético el aliento de nuestra amistad.

Un beso hecho suspiro

Y un abrazo hecho zafiro

Con mi afecto para ti

María del Carmen


lichazul...elisa dijo...

esta pintura la he visto en muchos otros espacios, pero no tenía idea de la historia detrás
muchas gracias por abrirnos el pensadero y agregar algo más al saber

besitos y luz América, muchas gracias por tus huellas

LA CASA ENCENDIDA dijo...

América, se ha escrito tanto de esta mujer que ya ni se sabe que fue verdad y mito. La única verdad es que los cuadros donde quedó inmortalizada son sublimes, o al menos a mí me impactan, claro que como te he contado infinidad de veces, observar estas reproducciones es volver de nuevo a mi infancia, a aquellas paredes pintadas de verde en la barra del bar de mis padres, que incluso más de uno de aquellos almanaques enormes de grandes, taparon en alguna ocasión algún que otro desconchón, ¡que tiempos!
Fíjate si me dejaron huella, que hace ya mucho tiempo y cuando escuché que había pasado sus últimos años en una residencia, hasta me inspiró este relato: http://misrelatosyotrascosas.blogspot.com.es/2007/11/la-modelo.html
De nuevo y para colomo con la voz de Juanito Valderramas, me has llevado de nuevo a mi infancia, a los recuerdos, al olor a calamares fritos, aceitunas, vino manchego, niñez, tristezas y alegrías mezcladas, ufff a veces cuesta meterse en todo esto y salir, aún más...
La verdad es que me ha encantado leer esta entrada, el resto del enlace y todo lo que ha significado.
Besicos a millares y todo mi cariño.

La Gata Coqueta dijo...



Buen fin de semana te deseo
bajo el iris de la ventana,
que en su sombra
te nombra, como la criatura
de alma con más aura,
que descansa
sobre la alfombra del alba.

Gracias por llenarnos las horas de ilusiones y los sentidos de emociones.

Atentamente

María del Carmen


tecla dijo...

Cuanto embrujo y cuanto duende en la pintura de Julio Romero.
Ellos, la chiquita piconera y el pintor nos sembraron el alma con la suya y no se nos ha borrado jamás, traspasando los años y los siglos. Y tu precisamente nos los traes de la mano cuando ya parece que todo quede tan lejos.
Por eso y por ti misma te quiero, América y te deseo lo mejor.
Te abrazo mucho.

La Gata Coqueta dijo...



Hoy quiero regalarte un cofre lleno de abrazos, para cuando te invada la melancolía lo habrás y descubras el afectuoso sentimiento que en su interior te estará aguardando…

Porque ayer has sido tú el puerto que albergo mis ilusiones, dibujando nuevos horizontes iluminados siempre por el constante aprecio de la amistad.

Hoy como ayer
Me paseo de tu mano
Dando las gracias
Por haberte conocido.

María del Carmen


lichazul...elisa dijo...

Abrazo grande América, muchas gracias por todas tus huellas

ten una semana preciosa llenita de muchas alegrías

La Gata Coqueta dijo...



¿A que huelen las flores?
Las flores huelen a romance primaveral…
Y sus pétalos es la obediencia de tus ojos
Para admirar la madrugada…
Cada fin de semana virtual.

Que tengas
un precioso día
sin mediar los enojos.

María del Carmen

India Rebelde dijo...

Hermosisimo blog!!! Me quedo impregnada de el...

Saludos

La Gata Coqueta dijo...



Lo más bonito es la aurora de la mañana
Y tu amistad el mejor regalo
Que podía encontrar.

Es un privilegio
Que llenan mis bolsillos de estrellas
Y los ojos se visten de acuarelas.

Un abrazo soñando
Y un beso abrazando
Algo que estoy disfrutando.

María del Carmen


La Gata Coqueta dijo...



He descolgado un trocito de cielo
Para que al mírate en su espejo
Sea la felicidad la sonrisa de tu reflejo.

Buen fin de semana
Sin distanciarse del optimismo
Ni asociarse con el pesimismo.

Un abrazo para saludarte
Y un beso para despedirte

María del Carmen