23 may. 2016

Ernst Josephson : Herreros españoles


Audio:
Martinete y Deblas
Cante: El Cabrero
Guitarra: Paco del Gastor




En sus cartas Zorn relata el encuentro con los dos herreros y la mujer de la puerta de la herrería, y cómo éstos le animaron a pintarlos. El artista volvió al día siguiente con un lienzo de buen tamaño, más de un metro por cada lado, y durante quince días su estudio fue un patio soleado y lleno de público bullicioso: unos treinta gitanos de todas las edades y ambos sexos, sobre todo niños en cueros y tostados por el sol.(1)
María de los Santos García Felguera.

Ernst Abraham Josephson
Estocolmo 1851-1906
Herreros españoles 1881
Museo Nacional de Estocolmo
De sólida formación académica, magnífico pintor, además de grabador y poeta, el artista sueco nacido en Estocolmo en 1851,Ernst Abraham Josephson inició sus estudios de arte en la Academia de Bellas Artes de Estocolmo entre los años 1867 y 1876. El "padre del modernismo sueco," conoció desde su juventud las escuelas pictóricas europeas a través de viajes de estudios a Francia, Holanda e Italia.

Su trayectoria artística tuvo un antes y un después tras ser golpeado por la esquizofrenia en 1888, obligado a llevar una vida retirada en Estocolmo, siguió trabajando en una dirección diferente hasta sus últimos años.

Ernst Abraham Josephson
Herreros españoles 1882
Galería Nacional de Oslo
En septiembre de 1881, viajó a España acompañado de su coetáneo el pintor Anders Zorn (1860-1920), tenían una cita impostergable con el arte y la cultura española, para Josephson fue su primer y único viaje a España, para Anders Zorn la primera de de muchas ocasiones.
La obra sevillana más importante de Josephson es Herreros españoles, en la que empezó a trabajar en el mes de noviembre. Mientras se secaba el primer estudio, realizó un breve viaje a Cádiz, de regreso, pintó Los herreros con algunos cambios, trabajó con determinación, decidido a enviarlo al Gran Salón de París.
En torno a la ejecución del célebre lienzo, punto culminante de su periodo realista, María García Felguera en “Como llegar al paraíso”, Iconografía de Sevilla, nos acerca a la arrolladora personalidad del artista, y al testimonio de otro pintor y amigo, el noruego Christian Skredsvig (1854-1924), que relata la ejecución de Los Herreros y la cruzada que libraba el sueco con su obra :

"Se había provisto de pinceles de unos tres cuartos de largo. Se ponía a gran distancia del cuadro, al que, lanzaba miradas de odio. Luego cogía el pincel por un extremo, se ponía en guardia como si esgrimiera un florete, echaba la cara adelante, miraba fijamente el cuadro, como a un enemigo terrible, y haciendo grandes remolinos con el pincel, se abalanzaba sobre él con un ataque furioso, plantando su pincel sobre el herrero y haciendo temblar la tela. Con el cuerpo encorvado, siempre defendiéndose con remolinos de su largo pincel, daba silenciosamente un paso hacia atrás, muy atento a la eficacia de la última estocada”. Podemos creer al testigo cuando afirma que era muy entretenido estar en su estudio en Sevilla, viéndole pintar los herreros.
[...]Josephson no hacía pintoresquismo fácil, ni contribuía a engordar la imagen romántica. Al contrario: moderno en la forma y en el contenido, pinta un tema de trabajadores, y lo hace sin respetar normas académicas, valorando la luz y el color. El Salón lo rechazo y la crítica sueca fue implacable con él. Otros artista ya habían pintado trabajadores del siglo XVIII, pero en otra actitud; lo que asustaba a los críticos al público, no sólo era lo inadecuado del tema, era la fealdad de los de los personajes, el aire de confianza en sí mismos, ver retratados en el cuadro de Josephson no artesanos sino proletariado, ver la cara de peligro. En un contexto en que escasea la representación de trabajadores, tanto de sevillanos como de extranjeros. Los herreros alcanzan una fuerza poco habitual en la pintura de tema sevillano.[...](2)

(1)GARCÍA FELGUERA, María de los Santos, “Como llegar al paraíso”, en Iconografía de Sevilla. 1868-1936, Sevilla, Focus, 1993, p.32.
(2)Ibid., p.34.
.Diccionario Enciclopédico, Odeon, Praha, 1993.
.El poder de la palabra. (2016). Ernst Josephson. [En línea] disponible en: http://www.epdlp.com/pintor.php?id=7343 [Acceso 1 May 2016].
.Nasjonal museet Colección, http://samling.nasjonalmuseet.no/en/object/NG.M.00438


15 comentarios:

América dijo...

Ernst Josephson pasó siete meses en España, gran admirador y estudioso de las obras de Rafael, Tiziano, Rembrandt y Velázquez, la influencia de este último es palpable en “Los Herreros” pero sobre todo en el cuadro “Enano español”.

Según el navegador se escuchara el audio directo o no…


Audio:
Martinete y Deblas
Cante:El Cabrero
Guitarra:Paco del Gastor  Ven acá mujer del mundo convéncete a la razón
que no hay ni un hombre en la Tierra
fijo como un reloj

En la casa de la pena
ya no me quieren a mí
porque mis duquelas son más grandes
que las que habitan allí

En el barrio de Triana
ya no hay pluma ni tintero
pa' yo escribirle a mi mare
que hace años que no la veo.


Abrazos compartidos,pronto en sus espacios.

Rafael dijo...

Siempre se aprende visitando tu espacio.
Un abrazo.

Genín dijo...

Que genial!
Soy fan del Cabrero, dentro de mi incultura flamenca, pero este hombre siempre me ha impresionado como interpreta, además de gustarme su personalidad... :)
Y el arte de este pintor me ha dejado alucinado...
Besos y salud

Ildefonso Robledo dijo...

El cante de El Cabrero es mas que apropiado para acompañar esta tremenda obra, tan realista, tan social... Magnifica entrada, querida amiga...

Un abrazo muy fuerte, y cuidate mucho, amiga

Elisa Alcántar C dijo...

completísimo post América,para leer y releer, encontrar el giro de vida del autor y sus aportes
la pintura primera no sé si fue la final o la segunda
pues en ambas los personajes se reciclan para ocupar un espacio algo distinto, la mujer en la segunda asoma más , ya no es solo una mera sombra

abrazos energéticos

América dijo...

El segundo cuadro, es el que envió al Gran Salón de París, con respecto al primero, efectivamente los protagonistas destacan por su posicionamiento frente a la pared de caliza brillante, la anciana y el herrero de atrás siguen en segundo plano, la mujer lleva la cesta de la comida y resalta el naranja de la fruta y el rojo del pañuelo de la figura en primer plano, cambios importantes respecto al primer estudio.

Abrazos compartidos para todos.

Susana Peiro dijo...

Josephson le impone un “clima” especial a esta entrada, casi podemos verlo pintando, luchando contra el lienzo, “haciendo temblar la tela” con esa locura inspirada propia de los genios. El sueco llegó puntual a su cita con el arte y la cultura española y este “Los Herreros españoles” arde, América, es puro fuego, una verdadera maravilla.
Enormes felicitaciones por la investigación y todo el trabajo detrás de este artículo, es una gema, otra más de Mi Espacio Flamenco. Beso y abrazo querida Amiga.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Qué maravilla de audio para acompañar a este singular pintor, lleno de genio (hacia temblar al lienzo) y plasmar esos herreros que tienen vida propia!
América, este trabajo me ha encantado, está lleno de fuerza, el Cabrero tiene mucha, pero no se queda atrás el personaje con el que nos enseñas un poquito más en esta ocasión. Es un verdadero gozo pasar por tu espacio, siempre se sale una de él, con un nuevo aprendizaje, un trozo de fuerza y con la sensación de saber que la vida merece la pena a pesar de todo lo que hoy en día nos muestran los medios. Las cosas bonitas no las enseñan personas con sensibilidad como tú, y eso ya merece la pena con creces.
Besicos muchos y a raudales y a puñaicos.

tecla dijo...

Para venir a tu blog hay que vestirse de largo, ponerme mis mejores alhajas, vestirme de limpio y utilizar mis mejores perfumes, América.
Tal es el lujo y la categoría de tus entradas.
Me voy impresionada y un aura de magia y de finura me envuelve.
GRACIAS por ti.
No me voy de vacío, me llevo las pinturas a mi archivo particular y el enlace del pintor.
Besos a miles.

tecla dijo...

Te he compartido con todos mis enlaces.
Un beso.

Alí Reyes dijo...

¿cómo pretendiía la gente de la academia sueca que representara a los trabajadores?

Fernando Terreno dijo...

Toda la entrada también es una composición. la música y el canto arremeten o irrumpen igual que los herreros del cuadro. Y la voz de El Cabrero , que no conocía, también tiene trazos gruesos como ellos.
¡Qué historia esa de la pintura con público!
Un abrazo y gracias.

Pedro Delgado dijo...

""Cuando hay algo que decir
no se puede uno callar
porque callar es morir""

Soleá de remate de José Domínguez "El Cabrero"

Saludos flamencos desde Cáceres

Ildefonso Robledo dijo...

América, te reproduzco un mensaje que acabo de dejar en el blog de Ali, ya que estás relacionada de un modo muy estrecho:

"Ali, perdona que llegue con algo de retraso pero es que he estado fuera de Córdoba. Te agradezco inmensamente esta bella reseña que has realizado, así como la selección de imágenes que brindas. Te lo agradezco muchísimo, amiga.

Como agradezco las palabras de quienes han dejado su comentario. Me siento muy feliz por este trabajo y por sus palabras.

Agradezco de un modo especial las palabras de América, una amiga virtual a la que uno siente siempre muy próxima desde hace ya muchos años. En mi caso, creo que es el caso mas evidente de como se puede llegar a sentir afecto y cariño por alguien a quien, posiblemente, nunca se llegue a conocer en persona.

Un abrazo fuerte a tod@s"

Que más te voy a decir, querida amiga... Ojala sigamos muchos, muchos, años en contacto...

Un abrazo especial para tí

ruma dijo...

Hola.

brillantes obras.
Gracias por su visitar siempre.

Te deseo lo mejor.
Saludo y un abrazo.

Desde Japón, ruma ❃